Ir al contenido principal

"Por expandir tus límites"

Me siento muy afortunada y muy agradecida por este galardón, me lo han concedido mis compañeras de baile, con las que llevo cinco años bailando; bueno, ellas, bailando, y yo, haciendo lo que podía, al principio más bien mal o muy mal, sin paliativos.
¡Me encanta el mensaje! Sirve para cualquier experiencia vital. Y es que los límites sólo están en nuestra mente. Cuando traspasamos las fronteras autoimpuestas, cuando descubrimos que existe el más allá, cuando avanzamos a pesar del miedo y rebasamos nuestra incredulidad y nuestras barreras mentales, nos damos cuenta de que disponemos de todos los recursos necesarios para alcanzar aquello que deseamos.
Iniciar un nuevo aprendizaje desde cero es todo un reto, pero no nos aporta más que beneficios. Derriba nuestra incompetencia adquirida y nos lanza a otros mundos, aunque al principio parezca que no avanzamos.
Al recibir este apoyo, me llegan algunas reflexiones:
  • La importancia de la gratitud y sentirme afortunada por tantas cosas: poder bailar, saltar, reír, disfrutar, compartir, ..., la lista sería interminable.
  • Podemos más de lo que nosotros mismos creemos.
  • Siempre hay gente a nuestro alrededor (bendita gente) con una visión más amplia de nosotros que la nuestra propia.
  • Lo importante es perseverar y el progreso llega, como me dijo una de mis compañeras muy al principio, "llega un momento en el que tu cuerpo baila". Y es cierto.
  • El equipo es fundamental, el apoyo, el cariño, la complicidad y el disfrute común. Otro profesor, otro grupo, mínimamente diferentes al profesor y grupo con los que me he encontrado, y no seguiría bailando. Dicen que atraemos lo que pedimos, esto debí pedirlo muy bien, porque no se me ocurre nadie mejor. Son abrumadoramente perfectos para mí.
  • Da igual la edad, la altura, los kilos, ..., frente a las ganas, la ilusión y la motivación por hacer o aprender algo cuando así lo decidimos.
  • El qué dirán y el miedo al ridículo no son más que creencias limitantes extremas que nos incapacitan y paralizan.
Me he sentido muy arropada por el grupo desde siempre y, ahora, al recibir esta medalla. Todavía no bailo bien, ya me gustaría, pero no me importa, porque haga lo que haga, lo disfruto y me divierto.
La cuestión es dar en cada momento el paso posible y avanzar siempre con uno detrás de otro.
Gracias, lokas.


Comentarios