Ir al contenido principal

Entradas

El estancamiento no existe, se trata de degradación

Entradas recientes

Atravesando límites

No contaré nada que no sepamos acerca del momento actual y planetario por el que estamos atravesando, no insistiré en insidiosas proclamas que encubren quejas, críticas o juicios. No, prefiero, una y mil veces, compartir esperanza, trabajo, luz, logros, retos, objetivos cumplidos y declarar avance a pesar de todo eso que nos pasa y persiste. Prefiero elevar todo lo bueno, digno, recorrido compartido, proyectos, colaboraciones, desafíos, incluso, aquello no conseguido pero que vino a convertirse en aprendizajes sublimes y fascinantes, aun con disgusto, decepción o llanto. Prefiero mirar al horizonte sabiendo que queda lejos el puerto y que la travesía será larga, pero menos que ayer. Prefiero que el ánimo se me antoje alegre, inluso, con el corazón encogido y el paso corto.  Prefiero sonrisas solitarias, de esas que saben a triunfo, cuando reconoces el fallo y comprendes que ahora, una vez detectado el error, te resultará más fácil corregirlo, aunque vuelvas a cometerlo (ojalá con una v

La evolución del coaching hacia integrar la lectura interna de la realidad externa

  El coaching puede ser perfectamente la puerta de entrada a un nivel superior de entendimiento y comprensión de nosotros mismos. ¿Por qué digo esto? Cuando nos cansemos (ojalá sea pronto) de perseguir todo eso fuera que nos llena la vida de cosas, sí, cosas, categorías de artilugios, mercaderías y un sinfín de instrumentos por y para engrosar nuestras pertenencias, ilusoriamente elevadas a la máxima representación de nuestra vida, como si todo consistiera en eso, nos daremos cuenta de que todo quedó aquí y la ilusión concluyó, sin más. Cuando decidamos que aquí mismo posiblemente exista otra, llamémosle, dimensión de existencia, en donde podemos hacer algo más que conseguir todas esas "cosas", quizá entonces comprendamos que ese nuevo nivel existencial tiene otro sabor, otro olor, otras características más allá de lo conocido y sabido. Cuando descubramos que una inmensa riqueza y fascinación está en recorrer el camino hacia... adentro, y no en acumular fuera, es posible que

Los pensamientos suelo

  ¿Qué son los pensamientos suelo? Son aquellos pensamientos en los que me apoyo cada día, ¿sí? Son esos pensamientos recurrentes sobre los que sustento cada experiencia cotidiana y no los cuestiono. Son pensamientos que "suelo" tener de manera automática, recurrente, inconsciente y que enfocan todo mi día en una dirección sin que me percate de ellos o me dé cuenta a medias. Son aquellos hábitos de pensamiento que si bien pueden ser empoderadores, la mayoría de las veces no lo son, son cansinos, sin fundamento sin dirección y se quedan enganchados por horas, días o semanas, nos roban salud mental, enfoque dirigido, energía y hasta oportunidades diarias. Son pensamientos no siempre dañinos, pero sí improductivos, que nos hacen temer, preocuparnos y en ocasiones, nos agotan hasta el punto tal de amargarnos la existencia. Desde las categorías más simples de los improductivos y cansinos, hasta las más agresivas y destructivas de los pensamientos deprimentes, dolorosos y hasta pel

¿Qué es crecimiento para mí?

Desde hace algunos días escucho la palabra crecimiento por todas partes: no consigo crecer, es falta de crecimiento, son los problemas del crecimiento, no registro crecimiento , … Yo misma indicaba hace una semana en un foro que consideraba que no había crecido en unos proyectos y que me había visto retrocedida a la casilla de salida. Pero, ¿qué sentido tiene el crecimiento en lo que hacemos, en nuestras vidas? Se me aparece la misma analogía de las aguas estancadas, si no fluyen, se estancan y se pudren. Algo así, si no crezco, me estanco y me deterioro, decaigo, me pudro y no hay avance posible desde esa situación. ¿Qué hago entonces para entrenarme y provocar en mí un estado de crecimiento sostenible que no necesariamente hacia arriba (o hacia donde tu psique lo coloque)? ¿Qué indicadores establezco en mí si lo que quiero es constatar ese bendito crecimiento?   Me pongo a reflexionar sobre esto y me alcanzan las siguientes ideas a tener en cuenta: Me baso en los ciclos de la tierra,

¿Cómo reaccionamos ante una gran oportunidad perdida?

Oportunidades surgen todos los días, en el ámbito que sea, un nuevo día lleva inscrito por definición, un nuevo amanecer y, por extensión, 24h. de página en blanco para lo que cada cual desee. Bien, pero, ¿qué ocurre cuando hemos aprovechado una oportunidad que se nos ha presentado (o que hemos entramado) y que después de tenerla casi a punto, la perdemos por una clarísima actuación inadecuada nuestra? Lo primero y, por lo general, más difícil, es asumir que la hemos perdido por causas propias, uff, es mucho más fácil echar la culpa a algún otro, pero una vez claramente constatada nuestra responsabilidad (que no culpabilidad), se nos abre la oportunidad real de lectura implicativa en lo ocurrido. ¿Qué quiere decir esto? Que me exijo "leerme" en eso que ha pasado. Cuando perdemos una relación, un empleo, un cliente, ..., aunque nos cueste admitirlo, nos encontramos en la privilegiada antesala de un gran aprendizaje. ¿Cuál ha sido mi papel? ¿Cómo reacciono ante eso y qué haré a

El encanto de la vida sencilla

Me gustaría contarte una historia, de superación, sí, aunque seguramente no pasaría el filtro de las grandes historias inspiradoras, pero seguro que algo aporta. Verás, conocí a esta persona hace muchísimo tiempo, provenía de una familia normal, de un pueblo cercano a Madrid, que emigró a la capital cuando ella tenía 4 años. Con sus más y sus menos, la familia salió adelante, consiguió casa y dar una educación a sus hijos. Pasaron los años y todo evolucionaba más o menos sobre el guión previsto para la sociedad de ese tiempo. La niña creció, estudió y finalmente pasó por la Universidad, esto ya era una novedad, no había antecedentes de universitarios en la familia y tuvo que presionar para ir, no todo eran apoyos. Terminó, encontró trabajo, se casó, tuvo un hijo, se divorció, y aquí empieza lo interesante. No todo se ceñía a lo estándar, empezaba a salirse del guión, la propia familia así lo veía y aunque parecía no ocurrir nada, la transformación continuaba. En algún momento, la trans