Ir al contenido principal

Entradas

Noviembre evocador

Si octubre ha resultado un mes con una energía intensa, vibrante y poderosa, de profunda cosecha, noviembre se nos presenta evocador, entrañable y con un cierto regusto pausado de recogimiento.
Sin embargo, la actividad no cesa, el aprendizaje es continuo y las propuestas siempre interesantes y maravillosas.
En Proyecto Analea seguimos practicando la diversidad, el compartir, la colaboración y la tolerancia para un sentir más consciente, cada uno en su recorrido y cada uno en su propio proceso vital.
Gracias una vez más por la riqueza de oportunidades que nos brinda existir!!!
Entradas recientes

Octubre inmenso

Me produce una cálida satisfacción presentar el calendario de octubre en Proyecto Analea, reflejo de la evolución del propio proyecto y del aprendizaje mutuo que, como seres vibracionales ambos, él y yo, continuamos recorrido en este fascinante propósito conjunto.  ¡¡¡Gracias por el apoyo incondicional de tantas y tantas maravillosas personas y grandes maestros!!!

El poder de una creencia colectiva

Que las creencias se convierten en patrones automáticos internos, no es nada nuevo, que si son muy inconscientes nos convierten en robots, tampoco, pero que sabiendo todo esto y experimentando malestar por ello, sintamos que no podemos hacer nada y que nuestro destino a estas alturas será el que la mentalidad colectiva determine, se convierte ya en un querer mirar para otro lado e insistir en nuestra pequeñez adquirida a pesar de tener en nuestras manos recursos suficientes para discriminar lo que queremos dejar entrar o dejar por fuera de nuestra vida.
Eso que llamamos responsabilidad 100% de nuestra creación vital, de traer, practicar y reivindicar nuestro brillo, nuestra grandeza y alejarnos de un viejo paradigma que se cae a trozos sí o sí, aunque no lo queramos ver o se empeñen en que no lo veamos.
Por ello, insistamos en nuestra naturaleza, en nuestro ser y si ha de ser algo colectivo con fuerza máxima, que sea la expresión de nuestro poder innato, no de nuestro adocenamiento.

Al teatro en martes

Hace algunos años ya, una de las primeras entradas de este blog se titulaba "Al ballet en miércoles" (septiembre de 2010) y la etiqueta elegida era antirrutina.
Hoy, mientras comía con una amiga, me daba cuenta de que cuando quieres, haces, decides y accionas para que tu vida sea como tú deseas, la antirrutina se convierte en lo habitual y tu día a día se llena de magia.
Hoy quiero insistir en esta idea: la magia que nos rodea sólo es visible cuando nos damos permiso para entrar en la antirrutina.
¡¡Bienvenidos a la magia!!!

Malas hierbas

Cada vez que recorro el trayecto de mi casa al centro de actividades donde traalto, paso al lado de un solar sin edificar lleno de plantas y flores que me sobrepasan en altura y que han crecido sin contemplaciones tras las copiosas lluvias y el escaso calor de esta primavera. Pero a todas ellas les da igual, que llueva, que solee, que queden bien o mal, que les echen porquería (mucha, porque no entendemos de espacios limpios de basura) y que sean calificadas de malas hierbas. Una vez más, me sorprende la increíble naturaleza hasta en estos detalles.
La capacidad de aleccionarnos para quien quiere ver y oír es tan impresionante como genuina. La cuestión estriba en que estamos muy ocupados para ver y oír y nos perdemos la mayoría de las lecciones magistrales que nos brinda a diario.
Cuando contemplo tan inmenso vergel de más de 2 metros de altura repleto de malas hierbas y basura, me alcanzan todas estas reflexiones y alguna más que quizá no me salga de tirón:
La naturaleza tiene la cap…

¡¡Feliz Día del Libro!!

Estoy siendo en lo que tengo

Me encanta esta idea.
A veces olvido el ser y me sitúo en el tener. Bueno, a mi mente esto le parece normal, tener, tener, tener.
Ya hace tiempo oí que lo que posees, te posee finalmente y estoy de acuerdo. Perdemos la perspectiva y actuamos en ocasiones con servidumbre hacia lo que tenemos, obligándonos a situaciones, etc. que nos permiten seguir teniendo, pero no nos permiten vivir felizmente, sino desde el condicionante de mantener lo tenido.
Cuando suelto tantas necesidades de tener, poseer y mantener, acabo en un remanso de paz que me invita sólo a disfrutar de lo que tengo, poco o mucho, da igual. Simplemente me permito ser en lo que tengo (seguramente mucho o muchísimo) y verlo desde la perspectiva de la abundancia total y desde el presente infinito.
Qué gran sensación simplemente ser!!