Ir al contenido principal

La energía del dinero

Hace poco comentaba con mi hijo acerca del poderío que hemos otorgado en el mundo actual al dinero, para hacer con él las más increíbles construcciones, empresas, inventos, actuaciones, expresiones de todo tipo... En realidad, estábamos comentando acerca de la serie Narcos, historia a mi entender, y reconociendo mi ignorancia sobre los hechos narrados y de la que no he visto ni medio minuto, de la que extrapolo (como de otras tantas historias) el modo codicioso en el que sucumbimos los seres humanos ante el poderoso caballero don dinero.
No hablo de tener más o menos dinero, hablo de estar literalmente poseídos por él y la escandalosa impunidad que otorga tal posesión.
Auténticos yonquis del dinero, he oído esta expresión a alguien hablando de sí mismo no hace tanto.
Todos sabemos que la sociedad se mueve con dinero básicamente como medio de intercambio, pero también podríamos decidir a estas alturas de nuestra madurez, si establecemos este medio como rasero universal para el resto de cosas que hacemos, como relaciones, ocio, salud, emprendimientos, etc.
Quiero decir que analicemos si consciente o inconscientemente (lo cual requiere una dosis extra de autoobservación) hemos colocado al escurridizo dinero en el patrón omnipotente y omnipresente de nuestra vida.
Ni bueno ni malo, claro está, lo que nos haga felices siempre. Únicamente recordarnos que el dinero tiene su propia energía, que es neutra hasta que la cargamos emocionalmente con nuestros miedos, creencias, expectativas, querencias, apegos y un sinfín de potenciales que abarcan e inundan toda nuestra psique.
Se trata de trabajar nuestra abundancia de forma independiente, desde el amor, y descargar y tomar distancia del poder de las cosas sobre el espíritu.
Aplica a mi modo de ver en estas fechas en las que cíclicamente nos vemos envueltos en dinámicas consumistas y actuamos sin consciencia clara en la mayoría de los casos.
Insisto, ni bueno ni malo, cada cual decide, sólo propongo una dosis grande o pequeña, a elegir, de mayor panorámica del entorno que nos rodea y sus múltiples vicios.

Comentarios