Ir al contenido principal

Planificando el 2011

Aunque parezca extraño, nunca antes había planificado un año por anticipado. Normalmente, en mi caso, tenía la creencia de que la vida te iba llevando y nuestro papel se reducía a tengo que resolver esto, lo otro, tengo que hacer, cumplir, adaptarme, ... y un sinfín de acciones sobrevenidas. Ahora creo que ésa es la limitación: creer que somos víctimas del destino y que estamos a su merced.
Ahora creo cosas distintas. Por ejemplo, que gran parte de lo que nos ocurre es creación nuestra, quizá no todo, pero sí muchas cosas. No sé explicarlo con exactitud, pero lo creo, he tenido esa experiencia muchas veces y me he tenido que rendir a la evidencia. Sólo he necesitado centrarme en lo que realmente quiero, actuar y saber leer los resultados.
Por eso, este año me prepararé para lo que quiero, para pedirlo bien y recibirlo mejor, sobre todo, recibirlo. En esto también he variado mi actitud porque si no nos sentimos merecedores, las oportunidades no llegan y aunque lleguen, no las vemos.
Reconozco que este planteamiento ha cambiado sustancialmente mi forma de ver y estar en el mundo. He cambiado el ver para creer por el creer para ver, y funciona. Incluso a veces me funciona y otras no y estoy segura de que soy yo, con alguna creencia por ahí oculta que funciona en la trastienda y que no identifico (o sí, y no consigo cambiar) la que me está saboteando en mis logros.
También he descubierto que la visualización del mejor (por supuesto) escenario posible es muy importante a la hora de obtener los resultados deseados y aunque esto pueda parecer poco realista, e incluso pueril, lo voy a seguir practicando. No pierdo nada y sí tengo mucho que ganar.

Comentarios